Una vida excepcional

I

(3/01)

 

Al levantarme

después de encender el fuego

que calienta el hogar

he roto el ayuno

de luna llena

que mantenía desde la noche

del último día del año.

Y descubro que

sobre el instinto básico de alimentarse

hemos construido un rascacielos

de superfluo comeres y formas de comer

que tantas veces me han llevado al malestar,

al hastío, a la enfermedad, a la culpa,

a enfadarme conmigo misma, y parece que no aprendo

pero aprendo

cada ayuno enseña.

/

quiero llegar a aceptarme tal y como soy

sin dejarse caer en la desidia

de tratar de pulir

con suavidad y disciplina

aquellos aspectos que suponen desequilibrio

\

tratando de tomar conciencia

sobre esos mecanismos

que controlan mis actos

ayuno…

y me sorprendo al ser capaz

de tolerar por completo durante días

el instinto de alimentarme

y no ser capaz de hacerlo

en el día a día

con la compulsión de llevarme a la boca

bocados innecesarios y antinutritivos

//

aprendo también que el entorno es importante,

esencial,

que somos nuestras circunstancias,

que resistir el antojo

require infinitamente más disciplina

en un entorno en el que la vista y el olfato

están constantemente activados por impulsos…

vivir en entornos saludables

en este y tantos otros aspectos

se convierte en esencial para conseguir la salud del individuo

estamos tan lejos de ello…

\\

aprendo también que el estado emocional,

espiritual

juegan un papel primordial

ya que tantas veces caemos en la compulsión

de comer (o cualquier otra cosa)

tratando de calmar ansiedades

que ni tan siquiera somos conscientes de llevar dentro

por lo que el autoconocimiento

se vuelve

un elemento esencial del bienestar

///

ganar conciencia de todos estos procesos

debería formar parte del concepto de salud

y sin embargo nadie nos enseña

a navegar estos mares,

a seguir direcciones con brújula,

a leer mapas interiores,

vamos caminando sin sentido

hasta que nuestro sistema colapsa

bajo una serie constante de tormentas…

arreglar ese desastre con pastillas y quirófanos

a eso llamamos salud

II

(2/01 ~ 22:00)

Observar la hoguera me llena de un silencio interior

que no está vacío

sino repleto de historias por contar

susurradas en las orillas

por las aguas del lago

que observo

narradas por las ramas de los árboles

que me dan calor y cobijo

musitadas por una luna llena

que se deja ver entre las nubes

y quien nadie escucha.

El crepitar de las llamas

me llenan de un vacío

que no intento llenar,

me tomo vacaciones de mi misma

y me pongo a danzar con la lluvia

al ritmo de la piel del tambor

regalando sonidos profundos

en forma de agradecimiento

a ese bosque que todo da y que nada pide,

y que recibe desprecios y malos tratos

desde que sus guardianes han desaparecido

de la memoria de una humanidad que olvida lo

esencial.

No sabemos respetar

este hogar de miles

origen de toda vida

y yo tengo que aprender a relacionarme con este bosque

orientándome con mi instinto, a golpe de fallo

sin la voz de unos mayores

que callan

porque la sociedad les ha hecho creer

que la sabiduría que les ofrece la edad

es una lengua muerta que expresa

conocimientos inútiles

que los que saben

poseen título universitarios y categoría de experto.

Aún así callo, bajo la cabeza y trato de aprender

de mis malas pisadas,

sé que el bosque no guarda rencor.

/

Acompañada de una soledad insistente

no me siento sola

al contrario que en las calles de una ciudad

en fiestas y encuentros sociales…

\

Mi tambor calla cuando escucho

que las ramas quieren transmitir

algo que les ha contado el viento,

no consigo discernir palabras

hay conocimientos que no entienden de alfabetos

saberes que conoce

la ramita que arde en la hoguera

la estrella más lejana de cualquier galaxia

ya que son sabidurías que están en todo…

hay que aprender a silenciarse

por dentro y dejarlo fluir

de dentro hacia afuera

de fuera hacia adentro

la magia es inevitable.

//

es el segundo día del año

y estoy de ayuno

bajo la luna llena

frente a un lago que está vivo

rodeados de árboles vivos

sentado sobre un lecho vivo

rodeado de rocas

¡preciosas rocas!

que habitan otra escala temporal

y que no por ello tienen menos vida

\\

es hora de volver al hogar

me llevo la mano derecha al corazón

recojo mis enseres

tambor al hombro

linterna en mano

me interno en el bosque

en busca del camino de animales

que me trajo a este lugar,

vocifero ¡gracias!

y una voz que no es un eco me responde

¡a ti Aarón!

siendo dado a la duda permanente

lo siento una alucinación

así que vuelvo a gritar mi agradecimiento

a la brisa calmada

a la lluvia que cae

al musgo y a las rocas

a lo troncos de los árboles

y otra vez escucho una voz que me agradece…

no importa cuantas veces lo repita

siempre percibo un aullido que no consigo situar

dentro de mí o ahí fuera

que me da las gracias…

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

III

(14:00)

Después de desayunar

me sorprendo de no sentir una inmensa alegría

por volver a comer

/

Me pongo los cascos

música y reflexiones

conexión espiritual

a través del magnífico programa

El Club de Jazz

que tanto me ha enseñado.

Abro las ventanas

un aire fresco ventila el hogar

doblo la ropa

paso más tiempo de lo habitual

limpiando profundamente los baños…

cada vez disfruto más de tareas como estas

que antes despreciaba

trato de desentrañar ese cambio

/

Descubro que Madre Teresa

puso en palabras

algo que vengo practicando desde hace algún tiempo

“haz pequeñas cosas

con gran amor”

\

Últimamente he sentido que no aprendo nada

de artículos con gran carga intelectual

por ello poco leo las noticias, poco análisis,

reflexiones, estudios, disertaciones…

sin embargo recuerdo un escrito

en el periódico Diagonal

que argumentaba que es muy fácil posicionarse

como feminista

sin cuestionarse quién se encarga

de los baños

en as tareas del hogar…

esta reflexión destapó una disonancia cognitiva

que ya estaba dentro y me negaba a observar,

al pasar de los años he descubierto un gusto íntimo

en cuidar del hogar

en hacerlo más habitable

y estas tareas

se han convertido

en aquellas que más paz y satisfacción

traen a mi alma…

imagino cuantas cosas nos hacen perdernos

nuestras creencias.

//

recuerdo un día en Bilbao

una mañana libre

en la que Ida me pidió

que me encargara de limpiar los baños.

Me senté tranquilamente en la terraza

a observar el verde jardín del patio abierto

a escuchar el canto de los pájaros

fumé y me dejé llevar libremente por el espíritu

de la María

puse música de fondo

y bailando y limpiando

el disfrute fue tal

que mis sensaciones se han modificado

radicalmente

desde entonces:

el cambio es flujo

parar ese flujo

en busca de una identidad

sufrimiento.

\\

Vuelvo al presente

preparo una comida rica

sana y nutritiva

nos sentamos a comer lentamente

agradecidas

enfocadas en la respiración y el gusto

pequeños lujos naturales

///

Sin casi tiempo para descansar la comida

me preparo para ir al puesto laboral

hiervo tranquilamente en ideas

que me gustaría sentarme y escribir:

no tengo tiempo

y sí una profunda inspiración…

siento que mi mejor aporte a la comunidad

no es el de servir en el restaurante en el que trabajo

aún así lo hago con cariño

con una sonrisa en el corazón

y me lo tomo como una oportunidad para comunicarme

con cientos de personas,

poca gente quiere saber nada sobre mis reflexiones,

sobre mis creaciones, sobre poemas como este

que trabajan con la conciencia,

nadie quiere abrir los ojos, nadie quiere despertar conmigo

menos mal que como dice la canción

al menos me tengo a mí

y a un puñado de seres

que hacen luminosa esta existencia

y esta vida excepcional.

 

Anuncios

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s