Nacionalidades

Os presento en exclusiva uno de los primeros capítulos de la novela que estoy escribiendo. Comencé el camino de expresar mi ser hace ya bastantes años, cuando el chaval que fui pensaba que era bohémio. Con el tiempo entendí que cualquier etiqueta, cualquier creencia, es una barrera para la expansión más natural y fiel de ese ser. Comencé escribiendo cuentos cortos y un par de novelas, después los caminos de la vida me han llevado por la poesía (como ya sabéis si seguís este blog), la fotografía, el vídeo… pero el otro día, al irme a la cama a las 10 de la noche (muy bohemio todo) me vino una idea a la cabeza. Hace tiempo que no experimentaba esa sensación, pero la tranquilidad mental en la que estoy profundizando me hizo detectarla enseguida. Estuve aturdida unos minutos, estuve tratando de buscar dentro de mí experiencias pasadas y las encontré, algo me dijo “si no te levantas ahora, mañana la idea, si es que la recuerdas, no va a tener tanta fuerza”. Me di la vuelta en la cama, le dije a Ida que había tenido una idea para una novela, me sonrió, comprendió, me preguntó que cuánto tardaría en volver, le respondí que no lo sabía. Y no lo sabía, la idea estaba ahí, el dejarla plasmada lo suficiente para tener las bases lo suficientemente firmes para ir construyendo la novela poco a poco lleva tiempo, nunca se sabe exactamente cuánto. Lo “conseguí”, y ha ido creciendo poco a poco, pueden pasar años antes de que la tenga lista, puede ser que nunca llegue a concluírla, no me importa, no me preocupa, el caso es dar forma plástica a ideas que están ahí dando vueltas por no se sabe muy bien dónde, informes. Forma plástica, pero lo suficientemente flexible para que no sean conclusiones. Porque como ya sabemos, conclusión es una forma de concluir el pensamiento, del latín concludere, es decir, las conclusiones son prejuicios. ¿O no?

Nacionalidades


Mucha gente en este lugar del mundo me pregunta si soy español. Yo les respondo que no soy español, que no soy de ninguna parte porque no entiendo qué es ser español. Por supuesto que soy español, las ideas tienen fuerza, se proyectan, y yo he sido educadx en una sociedad en la que, más allá de las diversísimas diferencias por región, historia familiar, historia personal… las personas somos educadas con respecto a un currículo, se nos ofrece la visión del mundo a la que me tengo que adherir a través de la televisión y el cine y las series blockbuster, con respecto a unas limitaciones que son los límites de lo considerado “correcto” o “aceptable” en una sociedad. Sí, soy español, me he criado allí, me he criado en eso. Pero no me identifico con eso, no soy español, no soy de ninguna parte porque…

 

vamos a ver, si le preguntas a alguien de Andalucía, que es una región de eso que llamamos España, y a alguien de Cantabria qué significa ser español, te van a responder cosas muy diferentes, con ciertas similitudes, pero cosas muy diferentes. Al igual que si le preguntamos a alguien Saami, a alguien de Helsinki o a alguien de aquí, de Korpo, de esta isla en este archipiélago. Las respuestas serían muy distintas. O no, quizás no, tampoco lo sé. Pero el hecho es que, como bien trató Borges en diversas ocasiones, nadie puede definir que es la nacionalidad, qué significa sentirse argentino. Porque es algo que no existe, que existe dentro de cada persona, pero no es nada tangible, es una idea. Pero las ideas tienen fuerza para generar actitudes. Y luchas por una idea que no sabes muy bien lo que es y que seguramente te esté reprimiendo de maneras infinitas… y te identificas con eso, y tú dices “yo soy suecohablante de finlandia” y yo digo “soy español” y no tenemos ni idea de qué estamos diciendo, porque tú vas a entender eso desde tu perspectiva, desde lo que para ti significa ser español, no desde lo que significa para mí, por eso no soy de ninguna parte, porque no quiero que proyectéis vuestras creencias en mí, no me identifico con eso.

 

Y esa identificación la hacemos con todo. Con nuestras ideas, con nuestras creencias, con nuestras opiniones… no podemos dejar de tener una opinión hacia algo, no podemos decir “no sé”, no nos lo permitimos, porque nos sentiríamos incompletxs porque nos identificamos con ellas, y creemos que tienen que ser importantes para lxs demxs. Y tratamos de imponerlas, porque ellas, nuestras ideas, somos nosotrxs, porque nos identificamos con ellas. Y con nuestros odios, y con nuestros gustos, y con nuestras creencias, y con nuestros placeres… nos definimos en nuestra relación con cosas que no sabemos muy bien qué son, ¿no estaría bien comenzar un viaje interior para realmente TRATAR de conocer qué son todas esas cosas que te conforman?… y para eso necesitamos ciencia, necesitamos meditación, arte, tranquilidad, tiempo, introspección, contacto con la naturaleza…

 

 Un abrazo para todo el mundo. Amor. Paz. Tranquilidad. Equilibrio.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s