Los problemas de los países ricos

Odio cuando el cargador del móvil no alcanza mi cama.

Odio cuando mis asientos de cuero no están calientes.

Cuando voy al baño y me olvido el teléfono.

Cuando dejo mis prendas en la lavadora tanto tiempo que cogen olor.

Odio cuando mi casa es tan grande que tengo que usar dos routers wifi.

Cuando mi caramelo de menta hace sentir mi agua con hielo demasiado fría.

Cuando tengo que hacerle un cheque a mi sirvienta y me olvido de su apellido.

Cuando no puedo caminar y escribir un mensaje de texto al mismo tiempo.

Cuando me olvido el cargador en la planta baja.

Odio cuando mis vecinos ponen contraseña a su wifi.

Odio cuando digo sin pepinillo y aún así me ponen pepinillo.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s