La situación en Siria y su señor Juez

En este blog somos humildes: no tenemos suficiente información para tomar partido con nuestra poesía crítica sobre la situación en Siria. La sociedad, en un ejemplo de introyección de las enseñanzas de el cine de Hollywood y Disney, pide que se analice la realidad en términos de buenos y malos para que así todos y cada uno de nosotros podamos ponernos de parte de un bando con la sensación de que nos alineamos con la causa de “los buenos”. Nosotros no vamos a entrar en ese juego y lo volvemos a decir bien alto, somos lo suficientemente humildes como para aceptar que no tenemos ni idea: ni la suficiente información ni la suficiente formación para hacer de la situación que se está viviendo en Siria un tema de nuestra poesía crítica.

Nos molesta cada persona muerta, nos molesta el genocidio y el sufrimiento, nos molesta la violación de derechos humanos, nos molestan los cientos de métodos crueles y terribles (cada uno de ellos) que el ser humano ha inventado para aniquilar otro ser humano. Nos molesta que traten de manejarnos informativamente, nos molesta la mentira… pero sobre todo nos irrita el cinismo, y es para escribir sobre el cinismo estadounidense que nos hemos querido unir Verónica Montalvo y yo.

 

– Verónica Montalvo –

Estados Unidos ¿es que acaso nunca tendrá suficiente?
Es qué ese imperio genocida que se autoproclama “el país de las libertades”
¿hablará acaso de la libertad de atacar, atacar y atacar?
¿de seguirse alimentando a cuesta de la muerte de muchos?

“De los nadie, de los nada, los ninguneados,
los que valen menos que la bala que los mata”

¿Y cuántas veces hemos juzgado nosotros la masacre?
¿Y Cuántas veces hemos repudiado la guerra?

¿Las mismas veces que la hemos financiado?

¿y entonces cuándo renunciaremos a seguir alimentando al monstruo?

¿cuándo será?

que optemos por no cooperar
por abstenernos, por abstenernos
por no cooperar más

¿cuándo será?

que renunciaremos a seguir siendo los engranajes de esta maquinaria siniestra

Capitalismo

ese monstruo que financía el asesinato.

 

– Miyoto Cado – 

Señor Juez:
permítame decirle
con acritud
que es usted el mayor asesino que hay.

Señor Juez
que se alza como baluarte de la libertad
y los derechos humanos
defensor de los acuerdos de las convenciones que le interesan
vienes a ser el verdugo
que amenaza con cortarme las manos
para evitar que golpee con unos puños
con los que tú has dejado miles de víctimas:
napalm en Vietnam vs sarín en Siria.

Esto
señor Juez
sin acopio de pruebas suficiente
para la legalidad internacional.
Es usted
por tanto
juez y testigo.
Señor Juez,
tiene usted suficientes antecedentes
como para afectar indignación
porque una vez más
no creamos las razones que declara
e imaginemos motivos ocultos.
Digame señor Juez:
¿cuántos más necesita subyugar
exterminar
para mantener la libertad aparente
de los suyos?
¿la libertad de su país
para consumir
un tercio de los recursos mundiales
con un 5% de la población total?
Ahora os metéis de lleno
en un conflicto en el que lleváis
AÑOS
teniendo participación encubierta
Ya puedes perdonar
estados unidos querido
mi suspicacia,
pero ¿quién confia en que el perro
quiera morder la pierna
para para la hemorragia?

“Debajo de las bombas nunca he visto un problema resuelto, sino multiplicado y enturbiado.” Alberto Arce

 

Algunos artículos que le pueden dar algunas claves al lector: 

El ‘déjà vu’ sirio

Siria y la obscenidad moral

Qué difícil es opinar sobre Siria…

Lecturas sobre el golpe estadounidense: mi postura

Soldados derrotados de una causa invencible

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s