Desconfianza

Desconfío de los poemas cortos

que quieren sentenciar algo

en menos de cinco versos.

Desconfío de los poemas largos

que no encuentran el punto sentencioso

y lo estiran hasta creerse explicados.

Desconfío de los expertos que me quieren decir

qué es un poema

¿y tú me lo preguntas?

Desconfío de los poemas de grandes palabras.

Desconfío de los poemas que llevan la palabra “dios”,

también un poco de los que hablan de

semáforos, y de sangre, y de desgarros.

Desconfío de los poemas que acabados de leer

han de releerse,

y así una y otra vez

y pasan sin dejar rastro.

Desconfío de los poemas inlectuales

desconfío de los poemas no intuitivos.

Desconfío de los poemas que me hablan de espejos

y de los que dicen y no cuentan.

Desconfío de las intenciones de sus poetas.

Desconfío del sentimiento

de ser el único que no entiende nada

de esos poemas.

Desconfío del sentimiento de

soy tonto, ¿pero tanto?

Desconfío de los poemas elevados,

de los poemas que persiguen la belleza,

de los poemas que dibujan figuras geométricas con la longitud de sus versos.

Desconfío de los poemas con rima,

desconfío de la métrica poética,

desconfío de los poémas metafóricos,

¿me estará diciendo esto o lo contrario?

Desconfío de la metáfora en sí,

me parece un intermediario.

Y como este poema se puede convertir en un poema largo

de esos que ya saben que me generan desconfianza

lo dejo aquí.

A pesar de que desconfíe de más cosas.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s