Re-flexión sobre eduación

artefacto vosual nicanor parra educacion españa

Artefacto visual de Nicanor Parra

Este artefacto visual se me hace muy presente estos días en los que El País ha publicado datos que podrían ser desastrosos para la reputación de los maestros o de aquellos que aplican para serlo. Con estos dos titulares: “Importantes lagunas en lengua y literatura” Maestros suspensos en primaria” vienen a decir algo así como: sí conchaetumadre, yo me encargaré de tratar de educar a sus hijos.

Pero el análisis debe ir más allá. En ese mismo diario, un profesor de Finlandia hace la contra en este titular: “Es nefasto elegir a los profesores mediante un examen” Y es que está muy de moda preguntar a los finlandeses por todo lo que tenga que ver con educación, como si los valores que se quisiera transmitir y la forma de ser de las personas que se van a sentar en las aulas fueran los mismos allí que aquí. Eso sí, su reflexión me parece acertada.

Pero hay más para reflexionar… hay que analizar qué importancia social le damos a la profesión de maestro en este país, y por lo tanto, qué personas aspiran a ser uno de ellos en las aulas. Con importancia social van de la mano un montón de otros conceptos, como retribución, beneficios sociales propios de la profesión, el respeto que les profesan los padres de los alumnos y el resto de la sociedad… y entiendo que en un momento en el que los profesores han de echarse a la calle semana tras semana para protestar contra los recortes en medios materiales, el aumento de horas lectivas, la no renovación de los puestos que dejan las personas que se jubilan o deciden dedicarse a otra cosa, los recortes en sueldo, las modificaciones lectivas desde el Ministerio de Educación, solamente unos pocos valientes y muy arriesgados, quizás muy apasionados y con una vocación tremenda, quieran aspirar a ser maestro por encima de otras profesiones con más prestigio, más salida laboral, más comodidad o más satisfactorias. ¿No es acaso esta pasión que les hace desvivirse por las condiciones educativas de sus alumnos más importante que saber para un examen cuál es la nutrición del reptil?

Por otro lado también habría que pensar si es tan importante para nosotros que aquellos que van a formar a nuestros chavales sepan por dónde pasa el Guadalquivir o cuál es la definición exacta de ciertos términos extraídos en el diccionario, porque si esto es así, les estaremos pidiendo a los maestros aquello que las nuevas tendencias en educación rechazan que se le reclame a los alumnos: datos, datos y más datos en bruto con poca relación con la realidad que los niños viven. Es decir, debemos plantearnos si es más importante que nos demuestren que saben los adverbios y las preposiciones, o que muestren una gran iniciativa para formarse y aprender junto a los niños, al mismo tiempo que les estimulan a investigar y a ser curiosos con su entorno como motor principal de adquisición de conocimiento, además se saber darles afecto y seguridad en las aulas y no llenarlos de frustraciones porque no se saben la lección. Creo que durante los primeros años de educación el maestro debe dejar de ser la figura del que “todo lo sabe” al que “todo lo siente”. Que lo más importante es que sea una persona empática, sensible a las necesidades de los niños (más allá de las de conocimiento), que sepa enseñarles a manejar la frustración, a conocer, comprender y gestionar sus emociones, a sacar información positiva de la tristeza, a enseñarle que no siempre se gana y que no todo es competición, a trabajar en equipo y a hacerle entender que él mismo es un agente responsable de su propia educación y por qué esta es tan importante ésta para su futuro. Creo que las claves de la nueva educación pasan por aquí. Por formar alumnos con un alta autoestima y motivación.

Quiero compartirles para esta reflexión el recuerdo del tiempo que viví en Perú, en Villa el Salvador. La persona que coordinaba la asociación cultural en la que estuve de voluntario me contaba como cuando iba a las escuelas y se paraba a escuchar a los niños, uno de ellos se quejaba de que tenía que estar dentro de aquellas cuatro agobiantes paredes estudiando en láminas los nombres y las formas de los árboles, los nombres y las formas de las hojas de los mismos cuando con solamente traspasar la puerta del aula y salir a la naturaleza podían adquirir todo aquel conocimiento directamente de los árboles.

 

Luchar con alegría. Grafiti de Elliot Tupac en Villa el Salvador.

Luchar con alegría. Grafiti de Elliot Tupac en Villa el Salvador.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s