¿Por qué haces las cosas sin saber?

¿Por qué haces las cosas sin saber?
Es una frase que repetían mucho mis padres.
¿Por qué haces las cosas sin saber?
Así definían la curiosidad y la inocencia
las ganas de experimentar de un niño,
hacer las cosas sin saber.
 
Ahora uso este poema
como ajuste de cuentas.

Un ajuste de cuentas con los padres
es toda aquella época
a la que llamamos adultez.

 
Por qué
me llamasteis niña
por qué
me tratasteis de niña
sin saber qué significaba todo eso,
¿por qué hacéis las cosas sin saber?
 
Por qué cuando iba a la piscina
me tapabais el pecho con una camiseta
como a todas aquellas todas “de mi condición”
sin preguntaros por qué,
qué teníamos de diferentes con los otros,
¿por qué hacéis las cosas sin saber?
 
Cuándo y por qué
pasé de poder ir a la playa con el pecho al aire
a no poder hacerlo,
¿por qué hacéis las cosas sin saber?
 
Por qué dais por hecho que mi modelo es la princesa
mi color el rosa
y yo una persona sensible
sin saber qué significa todo eso,
¿por qué hacéis las cosas sin saber?
 
Por qué gimnasia rítmica,
por qué no baloncesto
por qué faldas cuando íbamos de compras,
por qué no pantalones,
¡o lo que me apeteciera a mí!
por qué una carrera universitaria “de chicas”
¿por qué todas esas imposiciones?
Nunca os preguntasteis por qué esto es así,
¿por qué hacéis las cosas sin saber?
 
Por qué lápiz de ojos por el cumpleaños
por qué ropa interior sexy es un regalo especial
por qué hello kitty
por qué una manicura con mis “amigas”,
por qué, por qué, por qué.
 

Sin embargo hay algo de lo que quisiera exculparos en este poema,
porque lo hicisteis creyendo saber,
me cortasteis aquél trozo de carne que me nacía de entre las piernas
al nacer
creyendo saber,
creyendo en la opinión de los médicos
que dijeron que me teníais que definir
Carniceros más que médicos,
castradores,
verdugos sociales…
entiendo que os asustasteis y no sabíais que hacer,
¿era niño, era niña?
no, era intersexual,
e hicisteis caso de la opinión de la figura de autoridad.
Por ello tijerezato y vida normal,
pensabais,
pero como sabéis no fue así,
cómo sabéis no hay nada más anormal que la normalidad.
 
 
Poema inspirado en el documental Mi aventura intersexual sobre una persona con SIA o síndrome de insensibilidad a los andrógenos.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s