Dios es como jugar al poker con un tramposo

Hablar de Dios con alguno de sus fanáticos

es como jugar al poker con un tramposo.

 

Puedes ir ganando las rondas,

tumbándole todos los argumentos, sus faroles

pero cuando, confiado, haces un all-in

el fanático siempre guarda un as tramposo en la manga

que te deja pelado y sin capacidad de respuesta.

¡Dios! te dice

¡Porque lo dice Dios! te dice

¡Porque Dios lo quiso así! te dice

¡Porque es un mandato de Dios! te dice

 

Ejemplificación de lo antes dicho:

 

¡6000 años tiene la tierra! Te dice.

Podemos rastrear la simiente de Adán

hasta el nacimiento de la era cristiana.

Después le sumamos los años desde entonces

¡y tenemos la edad de la tierra!

Te dice.

La Biblia es un texto infalible, ¡lo dijo Dios!

 

En esto que la ciencia llega a la pubertad, se pone rebelde,

y con evidencias científicas expresa claramente que

eso no puede ser así, que la tierra tiene miles de millones de años.

Ese es el momento del all in

todas las evidencias te hacen pensar que la partida es tuya

no detectas ningún movimiento raro,

tu contrincante está remangado

pero de alguna parte saca ese As tramposo.

Esos datos son una ilusión creada por Dios

que todo lo orquestó para que pareciera que la tierra es una anciana,

que los planetas y las estrellas están ahí desde siempre,

para dar la impresión de la evolución darwiniana.

Todo eso es parte de su diseño,

Dios lo sabe todo y todo lo tenía planeado

¡Así de majestuoso es nuestro Dios!

 

¡Qué hacer ante esto?

bajar la cabeza y ver como se lleva todo tu dinero.

Sabes a ciencia cierta que ha habido trampa

sin embargo te sientes agotado para demostrarlo.

 

P.d: @F_david_a nos propone
“Bajar la cabeza y ver como se lleva todo tu dinero”. ERROR!….Bajar SU cabeza contra la mesa. xD

2 comments

  1. Gilíííííííííííííí (iBender) · enero 26, 2013

    “Si se pudiera razonar con la gente religiosa, no habría gente religiosa” Gregory House

    Me he dado muchos cabezazos contra esa pared en particular.

  2. Tropo Poeta · enero 26, 2013

    A Gregory House sus guionistas le hacían decir frases con una filosofía muy tremenda detrás.

    Lo malo es que esa pared, por cada cabezazo, es reforzada con otra capa más de mampostería. Eso si es un muro y no el de Berlin :)

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s