Tengo un indulto para ti

Tengo un indulto para ti:

con esta política indultante quiero demostrar

quienes son mis seres queridos.

Mi amigo, tengo un indulto para ti,

tu estafas,

tu aporreas, tu torturas,

pero yo tengo un indulto para mi

¡fuera preocupaciones!,

pues tengo un indulto para ti,

o dos, o tres, ¡los que hagan falta!

tengo todos los que necesites

puesto que nadie me pide razones.

A veces los jueves se revuelven, amenazan con revelarse,

pero yo hago oídos sordos,

porque te quiero a mi lado,

y tengo un indulto para ti.

 

Es mi premio por haber llegado hasta este puesto:

he tenido que influenciar,

he tenido que mentir,

¿quién dirá que no me lo merezco?

ahora tengo un indulto para ti.

 

Estos indultos que ahora barajo como mazo de cartas

están reflejados en una ley anterior al 1900,

¡soy la proyección de  aquel señor que podía otorgar

a discreción el perdón divino de Dios!

Por ello, tengo un indulto para ti.

 

Ahora me enfrento a un contratiempo,

mis indultos están cada vez más en el foco mediático,

¿qué haré ahora cuando condenen a Díaz Ferran, a Urdangarín

o a aquel mosso que le reventó el ojo con bala de goma

a una perroflauta por insurgente?

No lo sé muy bien, quizás esperar a que se calme la cosa

o desviar la atención con otro asunto,

pero alguna forma encontraremos porque

al fin y al cabo, ya saben…

tengo un indulto para ellos.

 

Canten conmigo:

¡un indulto para ti, con él yo quiero decir,

te quiero, te adoro, mi viiiida!

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s