Ataques de nihilismo

15 de noviembre: día después de la huelga del #14N

 

Algunas veces comparto las creencia en al grandeza del ser humano

y la esperanza en esta raza contradictoria.

 

Otras, cuando caigo bien bajo,

miro con envidia a las setas,

o a la berenjena que estoy a punto de echar a la sartén

y siento envidia.

Colorida, sabrosa, tranquila, sin pensar,

cumpliendo su función en la vida y ya está

sin preocuparse.

 

Me da por pensar que todas nuestras creaciones

(las mías las primeras)

no valen nada, no tienen sentido ni finalidad,

que todo propósito es inventado, ficticio.

Que el ser humano es especial, que el ser humano es importante

solamente en la medida

de su propia megalomanía.

 

A veces me ataca esta ola de nihilismo,

ya sabéis,

y en esos momentos

tengo la sensación de estar más cerca de la verdad.

 

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s