Receta para la salvación de Mariano Rajoy

Receta para salir adelante por cheff Rajoy.
 
 

A continuación les presentamos

la riquísima receta para salir adelante

que comparte con nosotros nuestro más fiel seguidor

Mariano Rajoy.
 
 

Con ella podrán sorprender por su sencillez

pero su exquisito sabor a comensales del BCE,

de la Troika, agentes de mercado y grandes empresarios

que se puedan presentar por sorpresa.
 
 

Para empezar agregamos al fondo de la patria

cuatro o cinco raciones se sudor o sangre malgastada

y cuando esté bien caliente, echamos dos o tres rescates

picados bien finos hasta que queden casi trasparentes.

A continuación subimos la desigualdad social al máximo

en incluimos las 9 ó 10 reformas

que anteriormente habremos puesto a macerar

una cada viernes los últimos 6 meses del año,

en este punto echaremos un puñadito de desempleados

con cuidado de no pasarse

teniendo en cuenta que las reformas que antes hemos incluido

ya venían con desempleo en grandes cantidades.
 
 

Dejamos cocer todo a fuego rápido

y disponga del tiempo realizando la actividad

que más le plazca

(en ese momento yo me fui a ver un partido de la Eurocopa).

Entonces tendrá que probar cual es el punto de desempleo

y agregar un poquito si le falta,

además si nota que no hay sustancia suficiente

agregue un par de reformas más que anteriormente habremos reservado.
 
 

Prepararemos una salsa para darle al conjunto mucho más sabor.

Para ello en un embudo agregaremos sin trocear

un manojo grande de reformas educativas,

además de un vaso lleno de declaraciones fascistoides

(estas se pueden encontrar fácilmente en cualquier ministerio).

Añada también dos o tres rescates bancarios,

una ración de culpa al pueblo llano,

una subida de impuestos,

una reforma sanitaria a la que le quitaremos las capas más desfavorecidas,

y si los ingredientes se revelan a ser pasados por la batidora

agréguele un chorrito de antidisturbios y llámeles

antisistema y antidemocráticos, y hasta terroristas,

eso siempre ayuda;

¡la gran ventaja de que las verduras tengan sentimientos

es que se ablandan ante declaraciones de este tipo!
 
 

A la hora de emplatar pongan todo en el centro de

una patria grande y rocíen alrededor con generosas cantidades

de “es lo que hay que hacer” y “ganar la confianza de los mercados”,

¡y a comer!

Ya verán que contentos y apacibles quedan sus comensales.
 
 

Nota: acompáñelo de cava de Cataluña

y un buen habano cubano.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s