Esos que se acercan van a salvar la democracia

Hoy España está que arde,

pero los que se dirigen hacia el parlamento

van a apagar el fuego

con sus mangueras ideológicas

ante todos esos corazones carbón

que arden junto con su “democracia”

como quién deja un fulgor

justo antes de desaparecer.

 

Si se paran, desvían y registran

autobuses de gente

que va a manifestarse:

la democracia está enferma.

 

Si un ciudadano con bastón tiene que gritar

que va a hacer la compra

y no a dar un golpe de Estado:

las fuerzas de seguridad

se convierten en fuerzas de inseguridad,

y están paranoicas, están enfermas.

 

Si alguien manda a sus perros

a identificar a personas

que pululan por las calles:

volvemos a un estado pre-democrático

de esos que narran los abuelos,

han hecho fallar el Estado de derecho,

está enfermo.

 

Si se detienen a manifestantes

por el lema de sus pancartas

y además se les requisan las mismas:

alguien debe estar muy, muy enfermo

para llamar a esto democracia.

 

Y eso es lo que arde hoy en

la carrera de San Jerónimo:

la democracia.

Alevosamente le acercaron una llama

y la hicieron arder,

y dieron con sus almas obscuras en la hogera,

y con ellas alimentaron el fuego

que hoy todo rastro de demo-cratos consume.

 

Porque le han quitado el poder al pueblo,

porque son votados y no obligados a cumplir

con su programa electoral,

sino que se cogen su mayoría absoluta

y la usan como una papel en blanco.

Porque ni es democracia

ni es representativa,

¡porque no nos representa!

 

Porque esas lágrimas, esos resoplidos,

esos gritos y esas proclamas que hoy ven

avanzar por las ventanas del congreso,

se acercan en avalancha a intentar sofocar las llamas,

a apagar el fuego y tratar de recuperar de entre las cenizas

aquello por lo que tanto sufrieron

pasadas generaciones:

la democracia,

los derechos sociales,

los transportes públicos,

la empleabilidad,

la política social,

la racionalización de los recursos,

un mundo adaptado y solidario,

y tantas luchas más

que hoy parecen en vano,

pero que estos bomberos solidarios,

ciudadanos de primera,

van a intentar rescatar

de las soflamas de esos buitres

que se hacen llamar políticos.

 

¡Por el 25S!

¡Por una política por y para el pueblo!

¡Por una representatividad real!

¡Por la lucha social!

¡Por la revolución!

¡Por el rescate de la democracia!

¡Por un mundo cultural!

¡Por una poesía que-les-saque-los-colores!

¡Por una radiotelevisión pública!

¡Por Carne Cruda!

¡Por Javier Gallego!

¡Contra la censura!

¡Por una política redistributiva!

¡Por la gente humilde!

¡Por el insultismo!

 

No tengáis miedo de esos que se acercan

quieren salvar la democracia.

 

Topo poeta & Poeta Coñolateada & Poeta Miyoto Cado

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s