8 1/2

¿Qué le pasa a mi inspiración al llegar a este país?

como si las calles se hubieran vaciado de esa poesía

a la que accedieron desde García Lorca

hasta Gil de Biedma,

de la que Sabina se aprovechó

para captar versos entrañables

e infinitos hasta hartarse.

¿Es que ya solamente nos quedan

Neorrabioso y Karmelo Iribarren

yo, el Ganso y otros tantos

escribiendo desde el desencanto?

No queremos a esta España

y la sentimos maldita…

 

El poeta no debiera estar preocupado por la crisis económica,

más bien por la crisis moral,

cultural

y existencial en este país.

Pero es que hasta cuando era niño

uno respiraba y sentía algo así como el verso

entrando en sus pulmones,

aceptaremos que en poca concentración

pues no hace tantos años de ello,

pero la realidad también era verso

y era algo pegajoso

que ya no se encuentra en este ambiente.

 

Salgo fuera, muy fuera y una palabra

desencadena una idea

que da lugar a unos versos

críticos y con expresividad.

Ahora llego a Madrid y no me sale nada,

es como si algo me drenara,

me acerco por las carreteras a los arrabales

de esa otra ciudad que me vio nacer

y crecer, Gasteiz,

y el sentimiento se agudiza y siento

que ya no me queda nada dentro,

tengo abandonado a mi público

y no es porque quiera, es porque no me encuentro.

Y sorpendentemente

cada vez que vuelvo me sorprendo,

y eso que en esta ciudad

nunca jamás brotó ni flotó la poesía,

esta ciudad que usa la energía vital

de sus “ciudadanos” para hacer brotar

grandes parques y envidia a partes iguales.

Hoy se obscurece el cielo con respecto a ayer,

pero las nubes nunca se fueron de este firmamento.

 

Ese bloqueo debe ser provocado por la emoción,

como quién después de haberse esforzado por salir

de la ciénaga y una vez limpio y seco

vuelve a dar un salto en falso, cae en sus profundidades

y se vuelve a asquear.

¿De qué manera se podrá hacer “reset” con la emoción

y volver a empezar? ¿será esto posible?

¿sería sano esto o es una fuerza que me impulsa

a buscar otro lugar en el que la poesía fluya?

Quién sabe.

Pero también entiendo que si todo gran poeta,

-llamémosle desentrañador de la realidad,

inventor de nuevas verdades,

vanguardia de pensamiento

(menos esos poetas rancios

de los que tantos a tenido España)-

se escapa a otra parte,

este país se matendrá por siempre en ese mismo lugar,

lugar que quizás se merezca por sus gobernantes idiotas

pero no por la mayoría sus habitantes

que se merecen vivir sus días de gloria

mental, cultural y artística.

¿Una España que se gaste más tiempo y esfuerzo

en literatura, teatro y poesía

que en tapas de bar y cañas?

Esta por ver…

 

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s