Jet lag

Pasar el día leyendo

me ha ayudado contra el jet-lag.

Quizás los médicos me increpasen

al escuchar esto:

¡Que no,

que eso no es posible,

que eso es mentira,

que no puede ser!

 

Quizás,

pero a mí me ha ayudado

a salir de la niebla,

a volver a la realidad:

la realidad de que pocas personas

en este pérfido país de mierda

respetan al lector,

de que las continuas voces agudas

(diríase pijas)

molestan continuamente al lector,

y que el lector

que no se encuentra

en el interior o la terraza de un bar,

sino en las escalinatas de una iglesia,

en la intersección de dos calles

o sentado en un medio muro,

es motivo de cuchicheo,

quizás burla,

y hasta alguna moneda.

 

Lo dicho:

quizás no la lectura

pero sí su momento

me ha ayudado a volver a esta marrana realidad;

a luchar contra el jet-lag.

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s