Diego Cañamero: el saco de boxeo de Intereconomía

Le piden que se busque un trabajo

y es el único en esa mesa

con el rostro curtido por el sol

las manos rudas y envejecidas

de arañar la tierra

con los aperos
 

Ante frases claras razonadas

y bien dichas

tienen la desfachatez de decirle

que habla con medias verdades

y con falacias…

y son ellos los que hablan desde sus barbas perfiladas

su maquillaje de marca

desde sus camisas

cincuenta veces más caras

que una bombona de butano

le hablan desde la laca

desde la impostura

desde la corbata

desde la fachada

desde la cara de imbécil

desde la soberbia de la baja intelectualidad

 

Al menos habla desde la experiencia

y no desde el  retorcido dato

de periódico corrupto

habla con el alma

y no con la imagen impostada

habla con la voz de los trabajadores

de los desposeídos

de los necesitados

a todos esos cerdos de millonadas

que tienen oídos para él

 

Lo quisieron tener allí de marioneta

a la que sacudir como saco de boxeo

porque piensan que la falta de educación formal

da menos valor que una vida curtida y experimentada

Pero este saco es de acero

es de carne y hueso

es de barro

es de alma y espíritu

es de lucha y parranda

es de emoción y sacrificio

y ese alma sabe más de la vida

que todos esos tertulianos

que le miran con derroche de desprecio

 

¡Ole Diego Cañamero

por ponerme voz

gracias Diego Cañamero

por ridiculizar a todos esos orates

carnavalescos ocultistas de la verdad!

 

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s