Receta para la salvación

Dice el dicho,

que quien roba a un ladrón

cien años de perdón.

 

Ateniéndome a la riqueza

casi oracular y

sobradamente contrastada

del cancionero español,

hagamos lo siguiente…

 

a este tipejo llamado Amancio Ortrega,

tercero más rico del mundo,

(tremendo podio)

a ese infrahumano y todos los que le ayudan,

habría que pegarles con una piedra en la nuca,

y robarles todo lo que tienen.

(como bien pide  Jean Ziegler)

 

Escupirles,

llamarles ladrones

y lo que a cada uno le salga por la boca,

humillarlos,

y traer de vuelta esa sucia fortuna

para los empleados que la han creado

pero ni de lejos

la han disfrutado,

para aquellos que han sido esclavizados,

(aquí o allá,

da igual,

todos humanos de la misma clase)

para hacer esa piscina de billetes

para ese cabrón y sus secuaces.

Y estaremos perdonados

para el resto de la eternidad.

¡Buen plan!

2 comments

  1. Álex Bravo · agosto 7, 2012

    Yo, casi mejor que una pedrá, le pegaba dos tiros en la nuca: hay que asegurarse de que está bien liquidado… :)

    • Tropo Poeta · agosto 7, 2012

      ¡Ganso!

      El quid está en robarlos no matarlos y luego robarlos, porque no es lo mismo robar al ladrón que matar al ladrón y luego robarlo. Eso es asaltar cadáveres y no creo que esté contemplado en el refranero español.

      :P

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s