¡Cretinos todos!

No sabría señalar en un mapa

la mayoría de países

que indican las etiquetas de mi ropajes.

 

No se ni si les pagan algo

a las personas que las fabrican.

 

Si pregunto en la carnicería de la esquina

no saben con qué han alimentado

las piezas de carne que yo me como.

 

No se ni si han visto alguna vez un prado o la libertad

esos pobres animales.

 

Paseo por el campo, tranquilo, sediento,

veo un río y mi cuerpo decide calmar la sed,

¡no puedo, ya no se si puedo fiarme del sencillo placer de beber de un río!

 

Y además los recursos acuáticos de mi país

van a parar a manos de empresas privadas.

(y esos políticos tienen la desfachatez

de hacerse llamar patriotas,

PRIVAtiotas diríase)

 

También hay insultos para mí,

para todos nosotros,

y para el sistema que lo ha permitido:

SOMOS UNOS CRETINOS,

DESCEREBRADOS,

A TODO LO QUE PONEMOS ENCIMA

NUESTRAS SUCIAS MANOS DE MERCADO

ES CORROMPIDO.

 

El peor insulto lo tengo aún guardado,

ahí viene:

HUMANOS!

 

Encarnecidamente: Poeta Miyoto Cado

 

Ofendidos y liberados... ¡a mí!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s