Si no vivimos en el paraíso | If we don’t live in the paradise

Si no vivimos en el paraíso

es porque no queremos

porque de hecho vivimos en el paraíso.

 

Estamos centrad@s en el orgullo

en los conflictos, en el drama,

en todos nuestros problemas, en nuestro sufrimiento,

en lo debería, en los ojalás, en nuestra cabeza.

 

No estamos enfocando nuestras energías en descubrir

lo que llevamos dentro

en conocernos, en comunicarnos,

en conectarnos espiritualmente con las demás personas

con nuestro entorno, con el resto de seres de la Tierra,

no estamos enfocando nuestras energías en cultivar nuestra sensibilidad

en mantener nuestra mente calmada y no permanentemente ocupada…

todo esto nos permitiría VER

que de hecho vivimos en el paraíso:

la luz, los árboles, sus ramas…

el sol, el agua, el humus, las plantas…

el mar, las rocas, las algas…

abejas, frutos, néctar,

buenos sentimientos, comprensión, ayuda…

fraternidad, empatía, arte, ciencia…

 

Me permito en este punto proponer una variación del primer enunciado

de este poema:

si no vivimos en el paraíso

es porque no sabemos cómo

¡pero escucha!

tenemos la capacidad de aprender.


El pase de diapositivas requiere JavaScript.


If we don’t live in the paradise

is because we don’t want

because we live in the paradise.

 

We are centered in the proud

in the conflicts, in the drama,

in all our problems, in our struggle

in the ‘i should’, in the ‘i wish’,

in our head.

 

We are not focusing our energy in discovering

what we have inside

in the self awareness,

in the communication,

in connecting spiritually one with another

with our environment, with all the other beings in this Earth,

we are not focusing our energies in cultivating our sensibility

in keeping our mind calm and not busy…

al this would allow us to actually SEE

that we live in the paradise:

the light, the trees, their branches…

the sun, the water, the humus, the plants…

the sea, the rocks, the seaweeds…

bees, fruits, nectar…

good feelings, comprehension, help…

fraternity, empathy, art, science…

 

I ask you permission to do a variation to the first statement

of this poem:

if we don’t live in the paradise

is because we don’t know how to do it

but listen!

we have the ability to learn how.

Cuidate!

Tu cuerpo no te pertenece

le pertenece a la naturaleza que

como mago oriental que engendra golems

te ha dado prestados ciertos elementos

los ha dispuesto en cierta manera

les ha infundido la chispa de vida

que está en todas las cosas

y los ha puesto a andar

ofreciéndote un tiempo maravilloso de existencia

y unas manos, y un cerebro, y un corazón,

y nervios, y hormonas, e intestinos

y amaneceres, y atardeceres.

 

Tu cuerpo no te pertenece

cuando tú fallezcas

los elementos que temporalmente te componen

volverán a formar parte de esa sopa de elementos

de ese círculo infinito al que llamamos vida.

 

Cuida tu cuerpo, respetalo

extrayendo la belleza de dentro hacia afuera

como las raíces extraen nutrientes y minerales del interior de la oscura tierra

a la luz del nuevo día.

Cuidalo porque no te pertenece

es un préstamo, un regalo, quizás el mayor de los regalos,

y cuidándo este cuerpo,

cuidándote a ti mism@

estarás sanando una parte de la Naturaleza

por que sí,

aunque a veces te cueste sentirlo

somos Naturaleza

y no una parte de ella

sino Naturaleza.


Fotografías tomadas por mí la semana pasada en el Hotel Nestor en Korpo de lxs miembrxs de la banda Dimma de Pargas, gente que ha sacado su belleza exterior de sus paseos por el bosque interior que todxs albergamos.


La música que escuchaba mientras trascribía esta entrada.


En inglés

Your body does not belong to you
it belongs to the nature that
as an oriental magician that breed golems
has lent you certain elements
has given them form
has infuse them with the life spark
(that is in all the things)
and has put them to walk
offering you an extraordinary time for existence
and hands, and brain, and heart,
and nerves, and hormones, and guts,
and sunrises, and sunsets…

Your body does not belong to you
the day you die
the elements that temporary are you
will again be part of the soup of elements available
for this eternal circle that we call LIFE.

Take care of your body, respect it
extracting the beauty from inside to outside
in the same way that the roots extract minerals and nutrients
from inside the dark soil
to the light of a new day.
Take care of it because it does not belong to you
you have borrow it, is a present,
maybe the biggest of the present and
taking care of that body
taking care of yourself
you will be healing a part of Nature.
Yes, because even our disconnection makes it sometimes difficult to feel
we are Nature
and not a part of it
just Nature.

El ser racional y civilizado

Llevamos una dieta desequilibrada
intoxicamos nuestro cuerpo con azúcar
alcohol, tabaco, televisión…

no nos conocemos, nos maltratamos,
psicológicamente nuestro pensamiento
está hundido en una montaña de malos pensamientos
rencor, odio, envidia, celos…

de entre el rango de emociones posibles
estamos sintonizadxs con las más negativas
miedo, enfado, frustración, depresión, ansiedad…

vivimos en el estrés, en la falta de tiempo,
en la falta de tranquilidad, en la falta de sueño,
en la falta de descanso…

nuestra mente no para, no tenemos un instante
para sentarnos a meditar, tranquilizarnos,
observar la belleza de la naturaleza
de la naturaleza que, abonada y cuidada
crece en nuestro interior…

los noticiarios son horribles,
los programas de televisión horribles,
la música que ¿escuchamos? superficial,
la radio solamente habla de guerra y destrucción…

en el cine nos divierte el drama,
el dolor, el conflicto,
vivimos con alguien a quién no comprendemos
a quien no respetamos, que no nos respeta
desconectadxs de esa persona con la que
por definición
es la única con la que vamos a pasar el resto de nuestras vidas
nosotras mismas

no nos conocemos
no nos respetamos
no nos comprendemos
nadie nos enseña que exista ese camino

es más importante conocer una versión tergiversada
con fines nacionalistas
de algún pasaje de la ¿historia?

humanos vienen
y no vemos personas
sino ladrones de trabajo

no sentimos que exista una humanidad
y nos amurallamos en el sentimiento
de que la nación propia es la única verdadera
como nuestro ¿dios?

vivimos todo esto sin vergüenza
más bien con orgullo
no aprendemos de nuestra experiencia
vivimos encerradxs en nuestras creencias
nos sabemos ver las limitaciones a las que
nos someten las mismas, a las que nos sometemos
creemos que nuestras ideas son las únicas verdaderas
como nuestro ¿dios?

no entendemos las consecuencias de nuestros actos
por lo tanto
no somos seres responsables

Es decir:
maltratamos el cuerpo,
la mente,
el espíritu,
el corazón
¿Y todavía nos extrañamos de sentirnos tan mal?

Somos un ser racional, civilizado,
eso nos han dicho…

 


https://energostatic.bandcamp.com/album/deciphering-the-stars


Qué es la sabiduría

El arte de vivir. No el arte de hacer cosas, el arte de vivir… Se puede vivir sin hacer muchas cosas, y se puede hacer muchas cosas sin saber vivir. La mayoría de la gente que ahora uno ve por la calle sabe hacer muchas cosas, se mueve todo el día, está agitada todo el día, y no sabe vivir.

Hoy, en gran parte, el hombre de una ciudad civilizada y urbanizada es un servidor del sistema y de las máquinas, porque cuando tiene que ocuparse del coche, de la lavadora, de lo otro y de lo de más allá, se pasa el día alimentando cosas y sosteniendo cosas, cuando sencillamente podría vivir mejor. Porque lo que no está claro son los fines. ¿Cuáles son los fines de la vida?, ¿para qué vivimos?, ¿para qué estamos vivos?

Estamos vivos para vivir, para hacernos, para realizarnos, para dar de cada uno de nosotros todo lo que puede dar, porque así tendrá todo lo que pueda recibir. Pero para que esto empiece hace falta libertad. Y para tener libertad, no libertad de expresión, lo que hay que tener es libertad de pensamiento, porque si usted no tiene libertad de pensamiento, da igual que hable o diga lo que quiera.

El poder se asegura de que no tengamos libertad de pensamiento, para eso nos educa, para que pensemos lo que él quiere que pensemos. Y entonces, cuando consigue que nosotros pensemos lo que él quiere que pensemos, y eso lo consigue en la infancia, cuando enseña la doctrina, cuando enseña los principios; lo consigue en la sociedad con el ambiente general, con los principios, la publicidad, el mercado, etc.

Cuando consigue que la gente piense lo que el poder quiere que piense, resulta que, si no tenemos libertad de pensamiento, no tenemos libertad de expresión, y no nos educan para tener libertad de pensamiento. Y cuando tengamos eso, podremos pensar en los fines de la vida, porque los fines de la vida no son aumentar en dinero y en gasto y en diversión, no es eso. Es ganar en satisfacción personal, ser más lo que uno es.

El tiempo no es oro, el tiempo es vida.

José Luis Sampedro