Ubuntu: si ganan todxs, gano yo

Texto escrito para la revista Korpo Bladet, revista mensual, local, humilde y con bonitos objetivos de la cual me encargo de contenido y de diseño.

 

Pronto voy a ser papá y lo estoy viviendo inmerso en una felicidad tranquila, como una sonrisa permanente sin grandes emociones, con mucha ilusión, tratando de que todos los preparativos que rodean a la venida del primer bebé a la casa no me roben la tranquilidad mental que poco a poco, a lo largo de años de práctica, he ido consiguiendo. En esta situación tan especial de vez en cuando y como de la nada, me vienen reflexiones y pensamientos que me gustaría compartir en este texto con vosotros, gentes de Korpo.

Al enterarse de la noticia, muchas personas se han acercado a mí para felicitarme y mostrar su alegría, me siento muy agradecido por ello y por ello quisiera usar ese espacio para dar las gracias a todos y cada uno de vosotros. Una persona en concreto me dijo algo que me encantó, “estoy segura de que vas a ser un gran papá”. Cuando pasen 30 años me encantaría mirar para atrás, a este momento, y poder pensar que efectivamente, que he sido un buen padre, este es un sueño que tengo, pero ahora mismo nadie puede saberlo, sin embargo, la esperanza escondida detrás de esas palabras me hizo sentir muy bien.

Después de esta conversación, mientras avanzaba en mi bici hacia casa bajo las estrellas, me dio por reflexionar y llegué a la conclusión de que la educación de un niño no depende solamente de su padre y de su madre, sino que es una cuestión en la que, en realidad, toda la comunidad está inmersa. Entonces cobró sentido ese proverbio africano que había escuchado en algún momento de mi vida y que dice que “para criar a un niño hace falta una tribu entera”, y vosotros, gentes de Korpo, sois esa tribu.

Un bebé recién nacido está en constante relación con otras personas más allá de mamá y papá: la familia cercana y amigos interactúan constantemente con él, y su forma de hablar, de comunicarse, de actuar y comportarse quedan inmediatamente grabadas en un cerebro que en esos momentos (y durante algunos años más) es como una esponja. Todos hemos visto un bebé con los ojos bien abiertos observando todo lo que pasa a su alrededor, lo que no necesita abrir son las orejas, que están constantemente registrando cada sonido en el que se encuentra inmerso este nuevo ser. Cuanto más tiempo pasa, más amplio se hace ese círculo de personas que establecen contacto con el niño, personas de las que observar y de las que aprender. Desde la gente que nos encontramos cuando vamos al supermercado, hasta los trabajadores de la guardería, los demás niños y sus creencias, sus padres y sus problemas… todo va moldeando y dando forma a las personas en un proceso que en psicología se llama “socialización” (socialisation på Svenska) y que hace que adquiramos a base de observación e interactuación aquello que llamamos cultura, pero también personalidad.

Así, la comunidad en la que este nuevo ser se desarrolla se convierte en un elemento importantísimo en su crianza y en su educación, y está bien pararse a reflexionar un momento en los valores que vamos a transmitir, no solo a mi hijo, sino a todos los demás que están por venir y esos que ya están entre nosotros. A mí me gustaría ver una nueva generación educada en cuestiones como la concordia, el respeto, la comprensión, la empatía, el conocimiento, el cuidado de sí mismos y de las demás personas, el cultivo de relaciones sociales pacíficas y no conflictivas, el amor por la naturaleza, el amor por las personas mayores, el amor por los animales y las plantas, el respeto al medio ambiente, el gasto racional de los recursos, el respeto por el cuerpo a través de una nutrición equilibrada y la práctica de deporte, caminatas por el bosque… Uno de mis sueños más profundos es el de ver a nuestro hijo desarrollarse en una comunidad en paz, consciente, respetuosa con las diferencias, que ayude a cada persona a cultivar sus talentos, una sociedad que entienda que la generación que ahora nace son los futuros habitantes de este lugar tan especial, y que, si nosotros no respetamos estas tierras, este mar, estos bosques, ellos tampoco lo van a respetar. Tenemos la oportunidad y la responsabilidad de crear un futuro brillante, luminoso y lleno de vida para las generaciones.

Kahlil Gibran escribió en su obra El profeta que a los hijos uno puede darle todo su amor, pero no sus pensamientos, ya que ellos tienen sus propios pensamientos. Son palabras sabias estas que resuenan con fuerza en mi interior, todavía no he sido padre por lo que no puedo saber si voy a ser un buen padre, pero sí que soy hijo y llevo bastantes años reflexionando sobre la relación entre padres e hijos, y si algo tengo claro es que no quiero que mi hijo herede las frustraciones que yo pueda llevar dentro, ni mis conflictos con otras personas, y con este fin en mente, mi deber es buscar las frustraciones dentro de mí y liberarme de ellas, agradecer cada día todo lo que la vida me ofrece y tratar de no vivir conflictivamente con las personas de mi entorno en la medida de lo posible. Si de algo me he dado cuenta en estos años es de que la gran mayoría de los conflictos humanos son innecesarios, se crean por una comunicación ineficiente y generan muchísimo malestar a las personas. A mi hijo trataré de inculcarle que lo primero es conocerse, respetarse, y quererse a sí mismo. Trataré de hacerle ver que cada acto que llevamos a cabo tiene consecuencias, y que solamente tratando de ver de antemano las consecuencias de cada acto podemos llegar a ser verdaderamente personas responsables con nuestras propias vidas.

No me cansaré de hacerle tratar de entender el valor de ayudar a construir comunidades en las que la ayuda y la solidaridad sean valores esenciales, en las que sentirse protegido, entendido, apoyado, respetado y creciendo humanamente junto a personas a las que escucha y respeta. No me cansaré de tratar de hacerle entender que el egoísmo no lleva a ninguna parte, y que solamente asegurándose de llevar a cabo acciones en las que todo el mundo gana, uno mismo sale victorioso, porque el bien de todos es el bien de uno mismo. Esto dice la filosofía Ubuntu, presente en la etnia sudafricana en la que, por ejemplo, creció Nelson Mandela. Trataré de que ame el conocimiento, el autoconocimiento, que busque el amor, la creatividad, el compartir, la calma, el trabajo duro, la alegría. Trataré de que no se tome las cosas de manera personal, de que huya de la violencia, de que ame la música, la poesía, la literatura, la pintura, la fotografía… de que ame todo aquello que le sirva a él y a otras personas para expresar el alma propia, los sueños, los deseos, los recuerdos, las visiones, la imaginación. Trataré de que no busque la felicidad a través de la acumulación de objetos, que busque la sencillez, la originalidad, la solidaridad. Trataré de que busque formar parte de procesos hacia la libertad, de que ame el bosque, fuente de toda vida y belleza, que conozca el mar y sus habitantes, de que sepa navegar, montar una tienda de campaña y dormir en la naturaleza, encender una hoguera con cuidado y respeto… de que trate de ser el mejor ser humano que pueda ser. Ahora mismo comienza un viaje fascinante y todos vosotros estáis en él. Gracias por ayudarme a criar a nuestro hijo en positivo.

A las 47.110 visitas de este precioso año! Gracias

Dedicado a Gorka Valencia, pura humildad

De ser

soy agua

arroyo que fluye

entre raíces

río que transita entre montañas

delta que se funde con el mar…

 

De ser

soy el aire que anima mi flauta

oxígeno transpirado por las hojas

de las plantas

la bisa refrescada por la nieve

el elemento

que rellena el espacio intermedio

siendo ese algo fundamental

suspendido en la nada

sin barreras…

 

De ser

soy la vibración de la piel del tambor

que mis manos fabricaron en Villa el Salvador

de un tronco de palma

animado por el conocimiento de alguien

dispuesto a compartirlo

de ser

soy sus ondas

el trance que anima

las almas bailando a su son

sea quien sea que lo toque!…

 

De ser

soy la tierra

que incontables seres sin orgullo

traen a la vida

origen de toda fertilidad

árboles, arbustos,

plantas, flores, hongos, raíces,

lombrices, mariquitas, microorganismos,

otoños, invierno,

primaveras, veranos

el Bosque Habitado…

 

De ser soy mar infinito

océano en calma

profundidades sísmicas

eterna belleza

conectado con los cielos…

 

De ser soy un micrófono

una antena

una sola pluma del ala de una sola ave

ramas alzadas al cielo

flores que se entregan

rocas que se forman

estrellas que siguen ciclos de vida…

 

De ser soy el mordisco de una manzana

siete veces por semana

el hueso de una ciruela

las semillas de la pera

una sección de la piel de una naranja

una castaña asada

una viga soportando una cabaña

que se derrumba…

 

De ser soy el rayo de sol

que se cuela entre las ramas

que accede por las ventanas

y se abre paso al corazón

soy la cámara con la que lo fotografío

 

De ser soy una sola nube

que dura un segundo y se transforma

la neblina

o una brizna

o un buda sentado y sonriente

la llama a punto de extinguirse de una vela…

 

De ser soy la verde emoción de un helecho

su llama otoñal

un arbusto

musgo humedecido

musgo seco

liquen

un arbusto

una enredadera

biodiversidad…

 

De ser soy una abeja

que poliniza

muriéndose de pesticidas

pez todavía por descubrir

sol que atardece

como un delfín

en Lima

en el espíritu de Angel

nos acabamos de conocer

y ya somos hermanxs

Me habla de la selva

de algunas tradiciones

todo cambia en mí

como en la susodicha nube…

 

De ser soy planta curativa,

planta sagrada,

planta trascendental,

planta enteógena,

planta nutritiva,

planta antioxidante,

planta embriagadora…

 

de ser

soy musgo que abraza la roca

hongo que cura la tierra

gota de lluvia llamada

por el bosque

 

Si hay árboles

hay lluvia

plantar en vez de cortar…

 

De ser…

de ser…

de ser

NO SOY

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 

P.d: estrellas que forman materia

rocas que son minerales

forman los pilares fundamentales

de lo que entendemos como vida

y aún andamos preguntándonos

si todo eso está vivo

 

 

 

Abre los ojos

Buenos días a todo el mundo.

Hace más de dos meses de mi última publicación… por estos lares. Si tengo el blog un poco abandonado es porque el flujo de la vida me ha llevado a enfocar mi energías en otros asuntos, hay mucha poesía, mucha música y muchísima fotografía que me gustaría compartir con vosotr@s, pero mientras no haya un sustento económico detrás de nada de eso me cuesta sacar tiempo para llevarlo todo a delante, pero no me quejo, la vida me ofrece constantemente belleza a la que soy sensible y llegaré hasta donde pueda, más allá hay un mundo de estrés y ansiedad al que no pienso acercarme. :)

Para manteneros un poco al día… hace poco me abrí Instagram y la verdad es que, por el momento, me está resultando una herramienta potentísima para transmitir contenido con conciencia, lleva poco tiempo crear post con contenido interesante que, con mayor o menor profundidad, llegan a muchísima gente. Sobre todo si los contenidos son compartidos por Facebook, esta herramienta se convierte en un 2 en 1. Si queréis seguirme @pictures_of_korpo en Instagram, Pictures of Korpo en Facebook y Aarón Blanco Tejedor para tener un contacto más personal e íntimo, toda persona es bienvenida <3

Además de esto, estoy haciendo una revista local para la comunidad a la que me mudé hace un año y medio en Finlandia, una pequeña isla en un numerosísimo archipiélago, un comunidad rural. La revista, con contenido creado por Ida y por mi y con diseño y fotografía desarrollados por mí, trata de ofrecer investigaciones culturales del pasado, y reflexión del presente y del futuro, ofreciendo voz a los muchos talentos locales con la idea de aumentar el autoestima de la comunidad rural en estos tiempos en los que pareciera (según la cultura predominante) que la única vida digna de vivir es la urbana. Se llama Pro Korpo Bladet y cuando lancemos la web os la pasaré por este medio para que podáis echar un vistazo. Además de eso estoy haciendo fiestas de luna llena, en la que un@s pocos invitad@s nos sentamos al rededor del fuego a compartir historias y charlar, a tocar el tambor y a buscar estados de trance bajo el influjo de la luna llena. Además de esto llevo a delante un club de escucha en el cual nos sentamos a escuchar discos completos con propuestas musicales interesantes, sería como una meditación musical.

Escribo bastante pero no tengo tiempo para publicar, sobre todo me estoy dedicando a la fotografía ahora mismo, sé que llegará un tiempo en el que la intensidad que le pongo a este medio disminuirá y podré dedicar más esfuerzo a ofrecer contenido por esta canal, la vida es un flujo entre muchísimos elementos, y ahora mismo las cosas están así. Con respecto a la fotografía hace poco realicé mi segunda exhibición, las obras se subastaron para causas benéficas y recopilamos 1.600 € que se destinaron a ACNUR y a Arena y Esteras.

Además de todo eso, ¡vamos a tener un bebé en febrero! El primer niñ@ que viene a esta familia, nos sentimos preparadas y contentas, sin embargo necesitamos preparanos para ese momento y eso lleva tiempo. Pasaré fotos. :)

Tengo tantísimas cosas que contar… yoga, meditación, vida en el campo, paseos diarios por el bosque, amor, mucho amor, más amor, amistades, alegrías… lo único que os pido es que busquéis simplificar vuestras vidas lo máximo posible, siento que la humanidad está complicando la vida ad infinitum cuando el acto de vivir es lo más sencillo que existe, lleva tiempo y paciencia (como todo cambio), pero enfocarse en lo positivo del acto de existir y no en el drama, en el conflicto y en la violencia es posible, solamente necesitamos alguien que nos abra los ojos, mucha gente que nos apoye, paciencia, cariño y muchas ganas de transitar un camino lleno de luz.

Gracias por estar ahí. Esta año 2017 vamos ya casi por las 50.000 visitas. Amor!

Ah, por cierto, uno de mis poemas ha sido publicado por vez primera en papel en el número 2 de la revista La i crítica. :)

Os dejo un vídeo que anima a abrir los ojos ante la fragmentación de este mundo que hemos venido a llamar Occidente.

7 de Octubre de 1987

En mi treinta cumpleaños
me he dado cuenta
de que he nacido
cuando llegan las tinieblas
justo en el compás anterior al descanso

cuando el otoño
muestra sus colores más cálidos
justo antes de que los árboles
cierren sus ojos
ante la visión del sueño invernal
cuando el helecho se consume
lentamente
en su propio fuego
cuando los hongos
ofrecen al bosque
uno más de los infinitos ritos
del amor

cuando el cielo baña la tierra
y convierte al rojo en ocre
al amarillo en sol
al marrón en naranja intenso
y el verde vive mil transformaciones
y todas hablan de esperanza, futuro y
de tranquilidad

cuando la saturación es máxima
¿será por ello la alegría de mi alma?

Entre tanta lluvia
se cuela el sol de vez en cuando
los últimos verdes brillan
como sin tuvieran vida propia
(que la tienen)
y las últimas bayas rojas
de un arbusto cercano
anuncian que al caer ellas
no habrá apenas más pájaros
durante el largo invierno:
y una ha dejado
de esperar sentada el gran milagro
al comprender
que vive rodeada
de infinitos milagros.

En mi treinta cumpleaños
un bebé está por nacer
y mi corazón llora de alegría
al saber que mi madre ha tejido una manta
que mi padre se ocupa de que nada falte
que mi hermana está confenccionando sus regalos
con sus propias manos…
desde la distancia.
Están a más de tres mil kilómetros
y una gran parte de mí
vive en ell@s
y una gran parte de mi
es ell@s.

El día de mi cumpleaños
haré una sauna
me bañaré en el mar
me tiraré toda la noche
tocando el tambor
sacando sonrisas
pensando en paz
agradecimiento, amor,
reproduciendo reggae
bailando con un par de seres
de poco más de un año
bailando con sus madres
con sus padres
bailando para mí
con el corazón abierto
conectando
reconectando
fluyendo
y dandole gracias a la vida
por cada instante de existencia
por convertirme en espectador
del epectáculo de la vida.

Al día siguiente
limpiaré la fiesta
(una fiesta íntima)
con mis propias manos
ayudada de Ida,
compañera,
que siempre está a mi lado
sin egoísmo
con amor
asegurándose de que ambas
evolucionemos
hacia la libertad
de la mano,
con la que vivo sin drama
con la que vivo sin conflicto
con la que vivo con esperanza,
la vida con ella
es un viaje de Ida
que me gustaría hacer hasta el final,
para ella siempre
mi primer sentimiento de agradecimiento
y estas últimas palabras:
gracias, ¡te amo!

 

 

Generación

Según pasan los años

sutilmente

pero en un movimiento imparable

me voy convirtiendo

en mi madre, en mi padre.

 

Antes luchaba contra ello

hasta que comprendí

que era luchar contra mi misma

contra lo inevitable

y era fuente de todo malestar.

Ahora

la conciencia de ese proceso

busca por sí misma el equilibrio

entre potenciar aquellos aspectos positivos

(que son infinitos)

y esos pocos, poquísimos

(pero a veces muy profundos)

que se pueden cambiar, pulir, ¿mejorar?,

en un proceso de liberarme

de los potenciales negativos

permitiendome realizar los positivos.

 

_DSC9842-2

 

La vida es un movimiento hacia el futuro

comprendiendo que el infinito pasado

se ha convertido en este presente

y que infinito presente

sobre el que podemos actuar

se convertirá en futuro.